Ir al contenido principal

Milonga para Pablo.

 Milonga para Pablo.

La Milonga para Pablo comenzó a escribirse el 26 de marzo del año en curso, como un proyecto que pretende aunar la forma milonga con la improvisación. De aquí que la pieza podría también considerarse como una milonga experimental o como una improvisación en forma de milonga.

En aquellos últimos días de marzo trabajé en una treintena de compases. Fue en los primeros días de este mes que pude retomar la pieza, realizando algunas correcciones y retomando algunas ideas que en aquella primera fase no supe cómo dibujar en el pentagrama; tales eran precisamente los pasajes que requerían ser tratados como verdaderas improvisaciones. Así, tomando tiempo de aquí y de allá, en estas dos semanas ha podido quedar terminada esta obra.

Tuve la suerte de conocer y convivir con D. Juan Pablo García en una tarde de diciembre de 1993, donde me honró compartiéndome algunas anécdotas, opiniones y principalmente, con esa humildad no exenta de grandeza que poseen quienes fungen como maestros, dejando en sus pupilos gotas de sabiduría y también el fuego de un corazón enamorado de su vocación y oficio.

Aquella tarde habló de música, de los compositores mexicanos con quienes tuvo la oportunidad de trabajar y conocer de cerca. Y mirando las fotocopias que en ese tiempo me acompañaban por las tardes cuando intentaba interpretar decentemente algunos valses y las piezas obligadas de quien se inicia como pianista -y que a la fecha sigo tocando irremediablemente mal-, me pidió que tocase algo para él.

Le comenté mis graves deficiencias y mirándome atentamente, me pidió nuevamente agregando un ‘muchacho, no estás en una audición, hazlo como un favor que te pido y por el que, desde ya, te estoy agradecido’.

Así que toqué lo que en ese momento estudiaba, Dios nunca muere en esa curiosa transcripción/adaptación que circula en la red de redes.

Recuerdo que cerró los ojos y se recargó sobre el respaldo de un sillón en aquella sala donde el piano Sala Chopin sufría mis manotazos, y al terminar me dijo con un tono alegre y satisfecho: no conocía esta introducción. ¿De quién es?

Le confesé que también desconocía quién era el autor de esa introducción lírica y que así, tal cual, venía en la partitura que estudiaba. Me pidió que le facilitara una copia de la misma y le prometí llevársela a Zacatecas en la primera oportunidad.

Después, a punto de comenzar la función con la Banda Sinfónica del Estado de Zacatecas que aquella ocasión dirigió su hijo, me pidió que le acompañase hasta la explanada de la presidencia municipal y que le sirviera de guía. Me confesó que le disgustaba aquella deferencia que invariablemente le hacían cuantos se cruzaban con él. Este exceso de cuidados hace que me sienta como si fuera de porcelana, como si temieran que de un momento a otro me fuera a romper.

Apoyándose en mi brazo derecho, salimos a la calle y recibimos el agradable aire fresco de aquella tarde-noche. Anduvimos seis o siete cuadras y escuchamos los primeros compases de La marcha Zacatecas. Ese es mi hijo, y lo hace muy bien, comentó señalando al director. Pocos minutos después me pidió que regresásemos pues temía que aquel frescor pudiese enfermarle o causarle algún malestar.

Regresamos a la salita y algunos minutos más tarde, me despedí de Don Juan Pablo, con la promesa hecha de facilitarle las fotocopias que me pidió.

El año siguiente, y atendiendo algunas indicaciones que me hizo para llegar a las oficinas donde despachaba su hijo, en la primera oportunidad que tuve le dejé con él lo prometido: el juego de fotostáticas con aquella curiosa introducción. No sé si dichas fotostáticas llegaron a sus manos: no volví a verlo.

Don Pablo me pidió que no dejase de estudiar, de aprender. Así que, pasado el tiempo, se conservan algunos gestos, las palabras, el trato. También algunos compromisos.

Hoy espero, de alguna secreta manera, estar a la altura de la encomienda.


Francisco Arriaga.

México, Frontera Norte.

15 de octubre de 2021.

FA - Milonga Para Pablo by Francisco Arriaga on Scribd

Comentarios

Entradas populares de este blog

32 Variaciones sobre Jesusita en Chihuahua.

  32 Variaciones sobre Jesusita en Chihuahua. Dedicado a Micaela, Guadalupe, Fátima, Michelle, Astrid y Yaretzi: mujeres que transformaron y enriquecen mi vida. El 7 de marzo de 2008 comencé a trabajar en una suite de 32 variaciones sobre Jesusita en Chihuahua. Mi madre me cuenta que, cuando niño y estando en el parvulario, me gustaba tararear y llevar el ritmo de esta pieza con el pie, en una especie de danza infantil muy espontánea que alegraba también, el día de doña Micaela, mi abuela materna. A pesar de tener claro el carácter que ostentaría la suite, por alguna razón que he olvidado, sólo avancé una treintena de compases, dejando ese proyecto estancado hasta el 2018, cuando revisé varios proyectos que se quedaron en el tintero, y vi que lo único que se sostenía cabalmente era el tema, y la primera variación. A partir del 14 de julio de 2018 trabajé esporádicamente en las variaciones, consiguiendo avanzar, aunque de forma muy irregular, hasta llegar a la variación XIV, donde me en

Cuento. Las flipantes aventuras del Bromas.

Las flipantes aventuras del Bromas. A Ana M. Gutiérrez, M. P. Hurtado Castañón, y Adán Balcázar, flipados en este océano de cuerdos. Órale güey, llégale pa’llá que con este dedito te pico el culito y no me vayas a salir con que me pasé de lanza porque lo que te voy a pasar es otra cosa, si ya te dije que me llevé a la Nancy y ‘ora ya es mi morra, no como cuando nos íbamos al cuartito allá por Pesquería, a güigüi cómo chingaos que no si para estaba dándole bien de acá en las tardes con ese pinche solazo que te tuesta el espinazo pero ni modo, te aguantas que ái te va la de árabe aunque te estés quemando con los cofres y los vidrios de los coches, como que te digo qu’está gacho de a madres que llegue La maña y te baje la mitad de la feria, pero bueno, por lo menos te queda algo pero no quería contarte eso, ni madres, te quería contar que la semana pasada la Nancy me salió con que quería ir al cine y yo pos ya sabes, entendí que acaracacá que la Nancy quería lo que le corresponde pero

Gran Milonga.

Gran Milonga. Comencé a escribir la Gran Milonga el 28 de diciembre de 2020, sobre una idea que aparece como leitmotiv a lo largo de la obra. La decisión de extender la instrumentación más allá del cuarteto de cuerdas y el piano surgió de la necesidad de dotar de coloraturas más amplias y enriquecer los temas que aparecen a lo largo de la pieza, así como aprovechar las posibilidades técnicas de cada instrumento para enriquecer la obra en sí. En cuanto a esto, espero haber conseguido tal propósito. Reutilicé un par de bosquejos para dos milongas para piano solo que se quedaron en el tintero. ‘Aurora’, con trece compases compuestos el 30 de enero de 2013, y otra con dieciséis compases compuestos el 7 de septiembre de 2014 que se intituló ‘Milonga nueva’. La primera, en tonalidad mayor, da soporte a la parte lenta de la Gran Milonga, y la segunda brinda un carácter dramático a la misma. La Gran Milonga tiene, no obstante, una intención ambiciosamente simple: ser un homenaje y agradecimien