Ir al contenido principal

Musica Concertante per Moltri Strumenti

Musica Concertante per Molti Strumenti

La Musica Concertante per Molti Strumenti tiene como base una composición en la que trabajé entre los meses de julio-septiembre de 2007. Originalmente estuvo pensada como una sonata para flauta dulce, flauta transversa, violín, cello y piano. En esta primera elaboración, la pieza constaba de 423 compases y trabajé en la obra hasta dejarla lista para su impresión y publicación en Archive. No obstante, hubo varios factores que me hicieron desistir de publicar la obra en esa primera etapa. La parte final resaltaba la presencia del piano a tal punto que prácticamente ahogaba al resto de los instrumentos. Esto mismo también sucedía con otros pasajes y finalmente me convencí que la instrumentación de la obra resultaba si no insuficiente, sí por lo menos no la más idónea para la idea que deseaba materializar.

Intenté revisar aquella Sonata para Cinco Instrumentos en septiembre de 2014, sin demasiados avances: tal revisión fue, principalmente, un proceso de detección de varios pasajes problemáticos, entre los que resaltaban por mérito propio esos compases finales que he mencionado.

Durante el año 2018 traté de volver sobre la obra, agregué un oboe, la viola y el contrabajo y trabajé en los primeros compases que, con mínimas variaciones, se mantienen en esta última versión.

Después de terminar la Gran Milonga, entre los meses de febrero-junio del año en curso he trabajado en otras obras que han tenido algún avance, aunque ninguna al punto de ser terminada. Así, revisando nuevamente la Sonata y con una idea más afinada de la instrumentación que requería el proyecto, en los días finales de junio agregué los instrumentos restantes y a partir del mes de julio comencé a trabajar regularmente sobre los pasajes con deficiencias, identificados en 2018. Este proceso fue avanzando sin grandes tropiezos hasta llegar al punto en que hace su aparición la sección fugada, en la que debí atender con cuidado la instrumentación y coloratura. Espero haber salido bien librado del reto que significó instrumentar ese pasaje fugado llevándolo y extendiéndolo desde su formación original para cinco instrumentos hasta alcanzar la formación instrumental actual, que debe mucho a la Gran Milonga.

Las deficiencias mencionadas anteriormente me llevaron a reescribir algunos pasajes, y añadir otros que el desarrollo melódico y armónico exigían. Por ello consideré que era más adecuada la inclusión de la celesta que un segundo piano o un harpsicordio. Por último, decidí no incluir los 45 compases finales de la Sonata al constatar que el desarrollo total de la Musica Concertante exigía otro final y cierre. Así, el proyecto que comenzó como una sonata el ya lejano 27 de julio de 2007 pudo llegar a su fin como una obra para ensamble el 19 de septiembre de 2021.

Esta obra está dedicada a los Sres. Salvador Cabrera y Ma. Esther Patrón, y a los Pbros. Carlos Félix Díaz y Salvador Talamantes, como una muestra de gratitud y cariño.



Francisco Arriaga

México, Frontera Norte.

27 de julio de 2007 - 19 de septiembre de 2021.


[Audio y partitura disponibles en Archive.org]



FA - Musica Concertante Per Molti Strumenti by Francisco Arriaga on Scribd

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuento. Las flipantes aventuras del Bromas.

Las flipantes aventuras del Bromas. A Ana M. Gutiérrez, M. P. Hurtado Castañón, y Adán Balcázar, flipados en este océano de cuerdos. Órale güey, llégale pa’llá que con este dedito te pico el culito y no me vayas a salir con que me pasé de lanza porque lo que te voy a pasar es otra cosa, si ya te dije que me llevé a la Nancy y ‘ora ya es mi morra, no como cuando nos íbamos al cuartito allá por Pesquería, a güigüi cómo chingaos que no si para estaba dándole bien de acá en las tardes con ese pinche solazo que te tuesta el espinazo pero ni modo, te aguantas que ái te va la de árabe aunque te estés quemando con los cofres y los vidrios de los coches, como que te digo qu’está gacho de a madres que llegue La maña y te baje la mitad de la feria, pero bueno, por lo menos te queda algo pero no quería contarte eso, ni madres, te quería contar que la semana pasada la Nancy me salió con que quería ir al cine y yo pos ya sabes, entendí que acaracacá que la Nancy quería lo que le corresponde pero

Poema. Orrery.

orrery here comes the sun, the moon with the high waves, those are the planets, -only one, fragile, warm, hold the secret of the stars- these rings, circular paths, offer the time measure -only that- and the sideral dust keep the secret of the precious atque breuis human life look, child, we are like a punctus between the big marbles colored with harmony by the hand of god look, little son, our father smiles, he keeps static the vertical axis of celestial maps look, brothers, the horizon is ours, the key of our days, the tone of our hearts, the bars and the notes of our own lives are being written in this time, in this exact moment our hearts allow us to feel -between day and night, among years and centuries- how god is making the history and dreaming our stories, how the void has been defeated with few letters sparsed between several alphabets we are, -all we are- letters, parts of the lost name of god which the planets, the sun, the comets, the moon, the stars, reads on the s

Poema. Wearmouth-Jarrow.

Wearmouth-Jarrow. A José Luis Domínguez y Leonardo de la Torre, hermanos, compañeros. Yace allí, feneciendo, el tratado por Heliogábalo escrito, amante de infestar con fuego los memoriales de hombres bajo el Invicto, cegados. Aristóbulo, poco antes, christiano aire llevó a judíos talantes que vieron sin ver, -los más, ignorantes- al Hijo hecho hombre, Dios encarnado. Las páginas doctas del Hispalense que hablan de brujos y hechiceros comparten estantes con dositeos, cainitas y gnósticos herejes. Y la Historia Eclesiástica de Eusebio mira con recelo las Confessiones. El de Hipona transcribe los errores heréticos de quien busca otro cielo. Dorado astrolabio, cíclica danza, sostiene en sus manos El Venerable. Y las tablas, celestes y puntuales, encontrarán acomodo a la Pascua. Fenecen los días, fenece el tiempo, mas no la letra, la Sacra Scriptura. Pasan los días, la abadía muda caras y nombres, trazos y pigmentos. Beda sostiene por última vez l