Ir al contenido principal

Gran Milonga.

Gran Milonga.

Comencé a escribir la Gran Milonga el 28 de diciembre de 2020, sobre una idea que aparece como leitmotiv a lo largo de la obra. La decisión de extender la instrumentación más allá del cuarteto de cuerdas y el piano surgió de la necesidad de dotar de coloraturas más amplias y enriquecer los temas que aparecen a lo largo de la pieza, así como aprovechar las posibilidades técnicas de cada instrumento para enriquecer la obra en sí. En cuanto a esto, espero haber conseguido tal propósito.
Reutilicé un par de bosquejos para dos milongas para piano solo que se quedaron en el tintero. ‘Aurora’, con trece compases compuestos el 30 de enero de 2013, y otra con dieciséis compases compuestos el 7 de septiembre de 2014 que se intituló ‘Milonga nueva’. La primera, en tonalidad mayor, da soporte a la parte lenta de la Gran Milonga, y la segunda brinda un carácter dramático a la misma.
La Gran Milonga tiene, no obstante, una intención ambiciosamente simple: ser un homenaje y agradecimiento a todos los amigos que han estado presentes a lo largo de mi vida, enriqueciendo mi camino y brindando una palabra de apoyo cuando la he necesitado.
Ellos saben quiénes son, y no anotaré nombres para no pecar por omisión.
Vaya esta milonga como un agradecimiento a todos y cada uno de ellos, a cada todos y cada uno de ustedes, amigos, cómplices, camaradas. Hermanos.

Francisco Arriaga.
México, Frontera Norte.
XXVIII/XII/MMXX-XXIV/I/MMXXI.

Comentarios

  1. Grande Francisco!! Algún día sonará tocada por instrumentos y músicos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cuento. Las flipantes aventuras del Bromas.

Las flipantes aventuras del Bromas. A Ana M. Gutiérrez, M. P. Hurtado Castañón, y Adán Balcázar, flipados en este océano de cuerdos. Órale güey, llégale pa’llá que con este dedito te pico el culito y no me vayas a salir con que me pasé de lanza porque lo que te voy a pasar es otra cosa, si ya te dije que me llevé a la Nancy y ‘ora ya es mi morra, no como cuando nos íbamos al cuartito allá por Pesquería, a güigüi cómo chingaos que no si para estaba dándole bien de acá en las tardes con ese pinche solazo que te tuesta el espinazo pero ni modo, te aguantas que ái te va la de árabe aunque te estés quemando con los cofres y los vidrios de los coches, como que te digo qu’está gacho de a madres que llegue La maña y te baje la mitad de la feria, pero bueno, por lo menos te queda algo pero no quería contarte eso, ni madres, te quería contar que la semana pasada la Nancy me salió con que quería ir al cine y yo pos ya sabes, entendí que acaracacá que la Nancy quería lo que le corresponde pero

Poema. Orrery.

orrery here comes the sun, the moon with the high waves, those are the planets, -only one, fragile, warm, hold the secret of the stars- these rings, circular paths, offer the time measure -only that- and the sideral dust keep the secret of the precious atque breuis human life look, child, we are like a punctus between the big marbles colored with harmony by the hand of god look, little son, our father smiles, he keeps static the vertical axis of celestial maps look, brothers, the horizon is ours, the key of our days, the tone of our hearts, the bars and the notes of our own lives are being written in this time, in this exact moment our hearts allow us to feel -between day and night, among years and centuries- how god is making the history and dreaming our stories, how the void has been defeated with few letters sparsed between several alphabets we are, -all we are- letters, parts of the lost name of god which the planets, the sun, the comets, the moon, the stars, reads on the s

Poema. Wearmouth-Jarrow.

Wearmouth-Jarrow. A José Luis Domínguez y Leonardo de la Torre, hermanos, compañeros. Yace allí, feneciendo, el tratado por Heliogábalo escrito, amante de infestar con fuego los memoriales de hombres bajo el Invicto, cegados. Aristóbulo, poco antes, christiano aire llevó a judíos talantes que vieron sin ver, -los más, ignorantes- al Hijo hecho hombre, Dios encarnado. Las páginas doctas del Hispalense que hablan de brujos y hechiceros comparten estantes con dositeos, cainitas y gnósticos herejes. Y la Historia Eclesiástica de Eusebio mira con recelo las Confessiones. El de Hipona transcribe los errores heréticos de quien busca otro cielo. Dorado astrolabio, cíclica danza, sostiene en sus manos El Venerable. Y las tablas, celestes y puntuales, encontrarán acomodo a la Pascua. Fenecen los días, fenece el tiempo, mas no la letra, la Sacra Scriptura. Pasan los días, la abadía muda caras y nombres, trazos y pigmentos. Beda sostiene por última vez l