Ir al contenido principal

Poema. Nequaquam vacuum.




nequaquam vacuum





a simitrio quezada


A faith like an ax. As heavy, as light.
Kafka, The Zürau aphorisms, 87.




cual glóbulo ocular
arrancado de la cuenca
que mira
su reflejo
en un glóbulo ocular
arrancado de la cuenca

así
ambos, sobre la misma mesa,
-plancha quirúrgica,
acerada premonición-
yacemos inertes
vigilantes y presos
del presente apático,
sin juicios ni condenas,
sin el indulto vil
ni el perdón magro,
sin la soberbia espiritual
del pasado sacrosanto
ni la funesta memoria
de liturgias profanas
ni cánticos guturales
  
 así,
ambos, en el mismo tiempo,
yacemos inermes
atónitos y boquiabiertos
ante la eternidad mayéutica
y percibimos
en el resabio de la copa
que jamás bebimos
la respuesta

no era otro el fin
de la plancha de acero
que demostrar
glóbulo contra glóbulo
reflejada en el reflejo
la pregunta
y sus setenta y siete variaciones

sentido, meta,
misión, vocación,
empeño, esencia,
valor, pasión,
todo cabe
entre los signos
simétricamente opuestos
de la interrogación gramatical

el ojo es imagen perfecta
del dios perfecto
que ignora la forma que tiene
hasta que se mira en los ojos del hombre

el ojo no sabe que tiene
la esférica forma
de una herejía medieval
y también la salvación luminosa
de una proyección francesa del siglo diecinueve
cuando las formas,
volúmenes y sombras,
se pensaban capaces
de reemplazar la vida

 ¿acaso puede el ojo confesar
su parca y necesaria
debilidad?
¿acaso puede reclamar
a la eternidad que pende
de un último suspiro
la forma de dios,
la figura del hombre,
el propio destino
y su perfección
carnal y etérea?

nos hemos visto
en la gloria de la amistad fraguada
con desvelos y auroras que cantaban en latín,
con montañas y cerros que giraban
alrededor de un autobús de cuarenta y ocho asientos

nos hemos visto en la letra
de un verso perfectible,
en el ritmo de una estrofa perfecta,
en la cuartilla de un cuento
que sabe a mantequilla sobre pan tostado
y café negro

nos hemos visto
de pie entre las miradas
calladas y resignadas
de viajeros que eran llevados
y traídos en los mismos horarios
en que develábamos un verso de benedetti
un aforismo de borges
o una queja suspirante
del suspirante unamuno

y puedo decírtelo
con esta voz afónica
de glóbulo ocular arrancado de la cuenca
que todo lo hemos sido ya
y nos queda todo por serlo
  
que no hemos llegado al final de la carrera
porque la carrera ha terminado ya

¿then, dunc, entonces?

¿cuál es el lenguaje
del glóbulo ocular
que se mira en otro glóbulo ocular
y no tiene párpado
para emular el código morse
y tampoco tiene músculos
para variar su posición
según avanza
el plano de las estrellas móviles?

nos queda un idioma
al que hemos de dotar
con gramática y sintaxis

será ese
un idioma sin letras, signos,
apenas un símbolo:
la inmediata presencia
del reflejo circular
donde lo seremos todo
en el tiempo finito
donde lo hemos sido todo

así,
ambos, en el mismo tiempo,
yacemos conscientes
agradecidos y silentes
ante la eternidad escolástica
y percibimos
en el resabio de la copa
que alguna vez bebimos
las preguntas que aún no formulamos

no la certeza
ni el gozo ni la alegría
imploro al demiurgo para ti

 una duda,
el empujón tautológico
que te ayude a llegar
al próximo siglo

la duda
a la que jamás encuentres solución
ni respuesta,
que sea tu norte y tu guía
como la estrella que guió
a los sabios de oriente

una pregunta que valga
la cifra de [tu]
       [mi]
       [nuestra] vida

  
francisco arriaga
méxico, frontera norte
13-15 de marzo de 2020

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quoniam sumus invicem membra: Resumen de las controversias editoriales en los orígenes de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium.

Quoniam sumus invicem membra: Resumen de las controversias editoriales en los orígenes de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium. Francisco Arriaga - Quoniam... by on Scribd Entre las varias controversias editoriales suscitadas a fines del siglo XIX y en los albores del s. XX, la curiosa y bien documentada disputa que enfrentó a Graffin, Nau y Evetts contra Chabot y Seybold merece un lugar especial, por tratarse de una lucha -en ocasiones virulenta- por hacerse con los derechos y finalmente con el prestigio de publicar oscuros manuscritos y reimprimir obras casi olvidadas, que serían las bases de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium. El prestigio académico actual que gozan dichas colecciones desvanece hasta el punto de diluirlo, el registro minucioso de los diferentes tropiezos, escollos, discusiones y querellas acaecidas en los inicios de ambos corpus. Y es precisamente la abundancia de c

Poema. Trapiche.

Trapiche Vuelta con vuelta surge la vida. Hierve, se evapora, asciende, y condensa en una misma realidad el trabajo y la gloria dulce de una corona invisible. Ese aire huele a flores. Ese aire se cubre las ráfagas con huertos. Las lluvias, los frutos, los relámpagos: distintas caras del mismo recuerdo. Alquímico proceso que obtiene de la savia líquida y espesa la granulada imitación del cosmos. -Roba la forma sin forma de la Via Láctea-. Diluida en el espeso líquido ancestral torna la amargura en risas, sudor y madrugada. ¿Cuál es la cifra del hombre? ¿Cuántas veces ha de girar sobre su eje el cielo y el cosmos antes de ser cribado y destrozado por la Tierra Madre? Y de los huesos -arándanos vivos- renacerán los huertos que invitan a las nubes, al graznido y al azahar, al berrido y las tejas de tierra parda, al gemido de la mujer parturienta que sabe de la bendición del vientre fecundo, los barbechos verdeando y el horno de arcilla rebosado de maíz y requesón. Entre las man

Poema. Wearmouth-Jarrow.

Wearmouth-Jarrow. A José Luis Domínguez y Leonardo de la Torre, hermanos, compañeros. Yace allí, feneciendo, el tratado por Heliogábalo escrito, amante de infestar con fuego los memoriales de hombres bajo el Invicto, cegados. Aristóbulo, poco antes, christiano aire llevó a judíos talantes que vieron sin ver, -los más, ignorantes- al Hijo hecho hombre, Dios encarnado. Las páginas doctas del Hispalense que hablan de brujos y hechiceros comparten estantes con dositeos, cainitas y gnósticos herejes. Y la Historia Eclesiástica de Eusebio mira con recelo las Confessiones. El de Hipona transcribe los errores heréticos de quien busca otro cielo. Dorado astrolabio, cíclica danza, sostiene en sus manos El Venerable. Y las tablas, celestes y puntuales, encontrarán acomodo a la Pascua. Fenecen los días, fenece el tiempo, mas no la letra, la Sacra Scriptura. Pasan los días, la abadía muda caras y nombres, trazos y pigmentos. Beda sostiene por última vez l