Ir al contenido principal

Poema. Pictures lost.

pictures lost



tengo parálisis

ah, sí
dicho con todas sus letras
suena a maldición

parálisis
la desdicha de la inmóvil
estera
que no encontrará al maestro
bajo techumbre alguna

tengo parálisis
y especifico:
son algunos músculos
-tres, cuatro, diez, quince,
no lo sé-

pero esos músculos
pequeños y anónimos
me han agriado
treinta años de vida

bien, no entremos
en falsas confesiones
quizá veinticinco
es un decir más justo

por mala suerte
esos músculos
milimétricamente anónimos
yacen todos juntos
sobre mi ojo derecho

sonrío y el párpado
queda abierto
sombriamente abierto

así
me he revestido de una
sacrosanta quietud
cuando miro
el obturador de la cámara
esperando que el párpado
no pase a la posteridad
como un espectro
del inframundo
que tres días
visitó el hijo del carpintero

y miro todas las fotografías
y veo y busco
detrás del párpado
el ojo azorado
esa mitad del rostro
que me asusta y persigue
afeándome
más que el rostro
el alma

y un buen día
sucede el milagro

un espejo
-banal y corriente,
no el de borges-
siento el cosquilleo
de una pestaña
que molesta y araña
y también me traerá
la redención

tomo entonces
el control de esos músculos
paralizados
y los calibro para que permitan
abrir el párpado
y llegar hasta la intrusa

más que el alivio
me ha traído
un centenar de fotografías
en las que yacen escondidos
esos músculos
que me afean
el rostro

y pienso y me digo
después de tantos años
que la paz y la tranquilidad
que no aparecen
fotografiadas
en mis primeros treinta años de vida
estaban al alcance de un parpadeo

bien,
por último diré
que no sé ni el día ni la hora
pero sé
como pocos pueden saberlo
que, a pesar de la amenaza
velada de ese párpado rebelde
encontré mi otro rostro
ese que me hace feliz
y me permite la risa simétrica

aquellas otras fotografías
han quedado lejos
y ojalá que así se queden
perdidas

hoy,
a pesar de la parálisis
y de esos músculos
que franquean uno de mis ojos
siento que la fealdad se va
y espero
-sí, aún espero-
que un día
esa belleza
llegue y trastoque también
el alma

francisco arriaga
méxico, frontera norte
03-04 de julio de 2019

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poema. Slendy.

Slendy.


Qué rara la rara
figura
del rostro sin rostro
de Slendy.

Sus brazos muy largos
parecen
las garras de un cuervo
negro y muy viejo.

Sus pasos resuenan
cual eco
de tus pies enmedio
de la noche.

No mires, no hables,
no escuches
ni grites ni huyas.

Le encanta beber
el sudor
frío del miedo.

Qué largos los largos
pasos
de huesos sin carne.

Viene por ti
en la noche.
Va a encontrarte.


Francisco Arriaga.
México, Frontera Norte.
21-ene-2019.


Poema. Slendy. by Francisco Arriaga on Scribd

Poema. La belleza.

la belleza




como una ascua
engarzada en la punta
de una lanza
que va poco a poco
acercándose al ojo

como un áspid
inmóvil y majestuoso
sobre la mortaja
del infante
dormido en el frío eterno

como un par de ojos
que jamás ceden
y te miran
sin cuidarse del tiempo de tiempos
ignorando también la pudicia
marcada por la buena educación
o las buenas costumbres

el rostro apenas
dibujado sobre la piel
y los labios prestos al beso
y al anatema

esa es la magnánima
fuerza del gesto
que insinúa
y concede, al par

esa es la cifra
de toda belleza


francisco arriaga méxico, frontera norte 16 de abril de 2018
Poema. La Belleza. by Francisco Arriaga on Scribd

Quoniam sumus invicem membra: Resumen de las controversias editoriales en los orígenes de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium.

Quoniam sumus invicem membra: Resumen de las controversias editoriales en los orígenes de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium.

Francisco Arriaga - Quoniam... by on Scribd

Entre las varias controversias editoriales suscitadas a fines del siglo XIX y en los albores del s. XX, la curiosa y bien documentada disputa que enfrentó a Graffin, Nau y Evetts contra Chabot y Seybold merece un lugar especial, por tratarse de una lucha -en ocasiones virulenta- por hacerse con los derechos y finalmente con el prestigio de publicar oscuros manuscritos y reimprimir obras casi olvidadas, que serían las bases de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium. El prestigio académico actual que gozan dichas colecciones desvanece hasta el punto de diluirlo, el registro minucioso de los diferentes tropiezos, escollos, discusiones y querellas acaecidas en los inicios de ambos corpus. Y es precisamente la abundancia de citas y notas al pie la pri…