Ir al contenido principal

Poema. Poema artificiosa y chapuceramente barroco.

Poema artificiosa y chapuceramente barroco.


A Yaretzi, luz de mis ojos,
novel sorjuanina.


Apesadumbrándome, lisonjera,
kirqueriza corolarios, chapucera,
la eterna y funesta noche barroca:
dicta exercitationes, agorera,
y encomios y enigmas do señorean
el ingenio y la penumbra más tosca.

Poco sirve la theologal materia
al intelecto ruin, que deletrea
del mundo el arcertijo piramidal.
Ni philosophia ni arithmética,
dilucidar la peripatética
forma -ni calcular podrán-, jamás.

Llegue la razón, leue y exstática,
a la fixa sphaera escolástica,
y deshaga la cadena del ser.
Descienda luego, potente y diáfana
a la jaula sensitiva y trágica
del cuerpo -nervios, músculos y piel-.

Liberado del tiempo y la memoria
el huésped singular sueña ahora
exercer el futuro prometido:
nuestro es el futuro, nuestra la gloria,
nuestro el intelecto, nuestra la furia
mística y suave del Amor Divino.


Francisco Arriaga.
México, Frontera Norte.
13-17 mayo de 2019.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quoniam sumus invicem membra: Resumen de las controversias editoriales en los orígenes de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium.

Quoniam sumus invicem membra: Resumen de las controversias editoriales en los orígenes de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium. Francisco Arriaga - Quoniam... by on Scribd Entre las varias controversias editoriales suscitadas a fines del siglo XIX y en los albores del s. XX, la curiosa y bien documentada disputa que enfrentó a Graffin, Nau y Evetts contra Chabot y Seybold merece un lugar especial, por tratarse de una lucha -en ocasiones virulenta- por hacerse con los derechos y finalmente con el prestigio de publicar oscuros manuscritos y reimprimir obras casi olvidadas, que serían las bases de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium. El prestigio académico actual que gozan dichas colecciones desvanece hasta el punto de diluirlo, el registro minucioso de los diferentes tropiezos, escollos, discusiones y querellas acaecidas en los inicios de ambos corpus. Y es precisamente la abundancia de c

Poema. Trapiche.

Trapiche Vuelta con vuelta surge la vida. Hierve, se evapora, asciende, y condensa en una misma realidad el trabajo y la gloria dulce de una corona invisible. Ese aire huele a flores. Ese aire se cubre las ráfagas con huertos. Las lluvias, los frutos, los relámpagos: distintas caras del mismo recuerdo. Alquímico proceso que obtiene de la savia líquida y espesa la granulada imitación del cosmos. -Roba la forma sin forma de la Via Láctea-. Diluida en el espeso líquido ancestral torna la amargura en risas, sudor y madrugada. ¿Cuál es la cifra del hombre? ¿Cuántas veces ha de girar sobre su eje el cielo y el cosmos antes de ser cribado y destrozado por la Tierra Madre? Y de los huesos -arándanos vivos- renacerán los huertos que invitan a las nubes, al graznido y al azahar, al berrido y las tejas de tierra parda, al gemido de la mujer parturienta que sabe de la bendición del vientre fecundo, los barbechos verdeando y el horno de arcilla rebosado de maíz y requesón. Entre las man

Poema. Wearmouth-Jarrow.

Wearmouth-Jarrow. A José Luis Domínguez y Leonardo de la Torre, hermanos, compañeros. Yace allí, feneciendo, el tratado por Heliogábalo escrito, amante de infestar con fuego los memoriales de hombres bajo el Invicto, cegados. Aristóbulo, poco antes, christiano aire llevó a judíos talantes que vieron sin ver, -los más, ignorantes- al Hijo hecho hombre, Dios encarnado. Las páginas doctas del Hispalense que hablan de brujos y hechiceros comparten estantes con dositeos, cainitas y gnósticos herejes. Y la Historia Eclesiástica de Eusebio mira con recelo las Confessiones. El de Hipona transcribe los errores heréticos de quien busca otro cielo. Dorado astrolabio, cíclica danza, sostiene en sus manos El Venerable. Y las tablas, celestes y puntuales, encontrarán acomodo a la Pascua. Fenecen los días, fenece el tiempo, mas no la letra, la Sacra Scriptura. Pasan los días, la abadía muda caras y nombres, trazos y pigmentos. Beda sostiene por última vez l