Ir al contenido principal

Poema. Envidia.

envidia


envidio a los poetas
de buena memoria
que aprenden sus versos
uno por uno,
como quien aprende
el psalterio
a fuer de métricas
henchidas de tesón
y amor propio

envidio a los poetas
que en las tardes grises
de lluvia y pulóveres
recitan la palabra
escatimándole tiempo al tiempo
y defendiendo su derecho
a escribir,
buscando la metáfora
que calce
en el verso

envidio la memoria memoriosa
de quien recitar puede
el poema escrito hace diez años,
cabalmente,
lo mismo que hizo en su tiempo
el Aquinas con la Summa

no me pidas lo mismo

lo que escribo,
inútil subterfugio
del olvido,
si algo vale
ese algo
será rescatado
por un lector futuro
y sólo por ello
habrá sido tasado
y salvado momentáneamente
de la noche eterna

leo las cosas que no recuerdo
haber escrito
y estoy seguro
que fue otro
alguien muy parecido a mí
quien pensó y escribió
con letra semejante,
con ideas afines,
y con una visión muy diferente
del aquí y ahora
que me enlaza a una tierra
donde mis pies no son ya mis pasos

alguien más escribió
hace diez, quince, veinte años
lo que las hojas de papel
me dicen, cual un susurro:
'mira, aquí está tu firma'

la firma, el nombre, la grafía de entonces
insegura
un tanto inocente

y miro y sé que ese otro
el que escribió
no pensaba en la eternidad consagrada
ni buscaba asirse a la memoria
del subconciente colectivo

y leo y sé que ese otro
era, a pesar de los años,
más sabio que yo

gustaba de la erudición
y cruzaba con facilidad
la reseña con el gesto,
la cita con el párrafo
y la idea con el discurso

y luego, al enfrentarse
cara a cara contra la hoja en blanco
prodigaba un verso
extenso, torpe,
cual justificación de una lectura
o algún sentimiento que no alcanzó a florecer
y en ese momento era mejor callar

envidio a los poetas que pueden
de memoria, citar todos sus versos

no me pidas lo mismo:
sé que algo escribí
y aquellas letras
azules sobre papel amarillento
eran la cifra de un destino
y un futuro que me alcanzó
y terminó dejándome
sangrante y maltrecho
en el límite moribundo
de este presente


francisco arriaga
méxico, frontera norte
22/ix/2018-27/v/2019

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quoniam sumus invicem membra: Resumen de las controversias editoriales en los orígenes de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium.

Quoniam sumus invicem membra: Resumen de las controversias editoriales en los orígenes de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium. Francisco Arriaga - Quoniam... by on Scribd Entre las varias controversias editoriales suscitadas a fines del siglo XIX y en los albores del s. XX, la curiosa y bien documentada disputa que enfrentó a Graffin, Nau y Evetts contra Chabot y Seybold merece un lugar especial, por tratarse de una lucha -en ocasiones virulenta- por hacerse con los derechos y finalmente con el prestigio de publicar oscuros manuscritos y reimprimir obras casi olvidadas, que serían las bases de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium. El prestigio académico actual que gozan dichas colecciones desvanece hasta el punto de diluirlo, el registro minucioso de los diferentes tropiezos, escollos, discusiones y querellas acaecidas en los inicios de ambos corpus. Y es precisamente la abundancia de c

Poema. Trapiche.

Trapiche Vuelta con vuelta surge la vida. Hierve, se evapora, asciende, y condensa en una misma realidad el trabajo y la gloria dulce de una corona invisible. Ese aire huele a flores. Ese aire se cubre las ráfagas con huertos. Las lluvias, los frutos, los relámpagos: distintas caras del mismo recuerdo. Alquímico proceso que obtiene de la savia líquida y espesa la granulada imitación del cosmos. -Roba la forma sin forma de la Via Láctea-. Diluida en el espeso líquido ancestral torna la amargura en risas, sudor y madrugada. ¿Cuál es la cifra del hombre? ¿Cuántas veces ha de girar sobre su eje el cielo y el cosmos antes de ser cribado y destrozado por la Tierra Madre? Y de los huesos -arándanos vivos- renacerán los huertos que invitan a las nubes, al graznido y al azahar, al berrido y las tejas de tierra parda, al gemido de la mujer parturienta que sabe de la bendición del vientre fecundo, los barbechos verdeando y el horno de arcilla rebosado de maíz y requesón. Entre las man

Poema. Wearmouth-Jarrow.

Wearmouth-Jarrow. A José Luis Domínguez y Leonardo de la Torre, hermanos, compañeros. Yace allí, feneciendo, el tratado por Heliogábalo escrito, amante de infestar con fuego los memoriales de hombres bajo el Invicto, cegados. Aristóbulo, poco antes, christiano aire llevó a judíos talantes que vieron sin ver, -los más, ignorantes- al Hijo hecho hombre, Dios encarnado. Las páginas doctas del Hispalense que hablan de brujos y hechiceros comparten estantes con dositeos, cainitas y gnósticos herejes. Y la Historia Eclesiástica de Eusebio mira con recelo las Confessiones. El de Hipona transcribe los errores heréticos de quien busca otro cielo. Dorado astrolabio, cíclica danza, sostiene en sus manos El Venerable. Y las tablas, celestes y puntuales, encontrarán acomodo a la Pascua. Fenecen los días, fenece el tiempo, mas no la letra, la Sacra Scriptura. Pasan los días, la abadía muda caras y nombres, trazos y pigmentos. Beda sostiene por última vez l