Ir al contenido principal

Gigue d'aprés la deuxiéme suite pour violoncelle seul, de J. S. Bach.

Elegante entre la música elegante -más no galante-, la Giga de la segunda suite para cello de Bach [BWV 1008] se presta para el artificio y la improvisación. En la red de redes abundan transcripciones y adaptaciones, incluso hay alguna transcripción para marimba interpretada por Micheal Barnes, de una calidad indiscutible.

En el 2015 quise hacer una adaptación un tanto libre, extendiendo algunos acordes y sosteniendo algunas notas que por cuestiones técnicas la obra original de Bach, al ceñirse a lo estándares de la interpretación al cello, no podía incluir aunque debió pensarlas e intuirlas al escribir la pieza.

Decidí hacer una transcripción para trío de flautas dulces. Dos flautas tenor y una flauta bajo. El programita que uso desde hace años ofrece una libertad lo suficientemente amplia como para permitir al compositor/editor/transcriptor jugar con dinámicas, volumen y demás. No obstante, al tratarse de una versión electrónica con una base de datos también electrónica, el resultado final emparenta más con un organillo o harmonium que con un trío de flutes á bec.

A pesar de ello, siquiera como ejercicio me parece que cumplió su cometido, respetando la partitura y el carácter de la obra, y a la vez resaltando las posibilidades técnicas que posee la flauta de pico.



2
Nam stat fua cuiq~ dies, breue et irreparabile tempus.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuento. Las flipantes aventuras del Bromas.

Las flipantes aventuras del Bromas. A Ana M. Gutiérrez, M. P. Hurtado Castañón, y Adán Balcázar, flipados en este océano de cuerdos. Órale güey, llégale pa’llá que con este dedito te pico el culito y no me vayas a salir con que me pasé de lanza porque lo que te voy a pasar es otra cosa, si ya te dije que me llevé a la Nancy y ‘ora ya es mi morra, no como cuando nos íbamos al cuartito allá por Pesquería, a güigüi cómo chingaos que no si para estaba dándole bien de acá en las tardes con ese pinche solazo que te tuesta el espinazo pero ni modo, te aguantas que ái te va la de árabe aunque te estés quemando con los cofres y los vidrios de los coches, como que te digo qu’está gacho de a madres que llegue La maña y te baje la mitad de la feria, pero bueno, por lo menos te queda algo pero no quería contarte eso, ni madres, te quería contar que la semana pasada la Nancy me salió con que quería ir al cine y yo pos ya sabes, entendí que acaracacá que la Nancy quería lo que le corresponde pero

32 Variaciones sobre Jesusita en Chihuahua.

  32 Variaciones sobre Jesusita en Chihuahua. Dedicado a Micaela, Guadalupe, Fátima, Michelle, Astrid y Yaretzi: mujeres que transformaron y enriquecen mi vida. El 7 de marzo de 2008 comencé a trabajar en una suite de 32 variaciones sobre Jesusita en Chihuahua. Mi madre me cuenta que, cuando niño y estando en el parvulario, me gustaba tararear y llevar el ritmo de esta pieza con el pie, en una especie de danza infantil muy espontánea que alegraba también, el día de doña Micaela, mi abuela materna. A pesar de tener claro el carácter que ostentaría la suite, por alguna razón que he olvidado, sólo avancé una treintena de compases, dejando ese proyecto estancado hasta el 2018, cuando revisé varios proyectos que se quedaron en el tintero, y vi que lo único que se sostenía cabalmente era el tema, y la primera variación. A partir del 14 de julio de 2018 trabajé esporádicamente en las variaciones, consiguiendo avanzar, aunque de forma muy irregular, hasta llegar a la variación XIV, donde me en

Poema. Wearmouth-Jarrow.

Wearmouth-Jarrow. A José Luis Domínguez y Leonardo de la Torre, hermanos, compañeros. Yace allí, feneciendo, el tratado por Heliogábalo escrito, amante de infestar con fuego los memoriales de hombres bajo el Invicto, cegados. Aristóbulo, poco antes, christiano aire llevó a judíos talantes que vieron sin ver, -los más, ignorantes- al Hijo hecho hombre, Dios encarnado. Las páginas doctas del Hispalense que hablan de brujos y hechiceros comparten estantes con dositeos, cainitas y gnósticos herejes. Y la Historia Eclesiástica de Eusebio mira con recelo las Confessiones. El de Hipona transcribe los errores heréticos de quien busca otro cielo. Dorado astrolabio, cíclica danza, sostiene en sus manos El Venerable. Y las tablas, celestes y puntuales, encontrarán acomodo a la Pascua. Fenecen los días, fenece el tiempo, mas no la letra, la Sacra Scriptura. Pasan los días, la abadía muda caras y nombres, trazos y pigmentos. Beda sostiene por última vez l