Ir al contenido principal

De Scribd a ISSUU.

He trabajado con Scribd los últimos 10 años.
Varios proyectos han visto la luz allí, varias cuentas han sido borradas, algunas otras dadas de baja voluntariamente, y he podido asistir a las transformaciones tanto de las herramientas de administración como de las páginas que sirven de soporte para mostrar los documentos al público.
Y a pesar de lo que pudiera pensarse, el Scribd de los primeros años era mucho más ambicioso que el actual. No contaba con suscripciones premium forzadas para tener acceso a las herramientas de uso general, como estadísticas o información sobre comentarios o usaurios registrados, y la interfaz era esta:


Podía saberse de un solo vistazo cuáles días habían sido los más agitados, y se notaban también a simple vista los patrones en cuanto a visitas y contenidos. Era una herramienta pensada para la distribución de contenidos y la interacción entre quienes compartían esos mismos contenidos.


Un par de años después, en el 2012 todo se migró a un modelo mucho más práctico, pensado para dispositivos móviles, y que mostraba en un largo desplazamiento todos los contenidos, agregando publicidad que resultaba la mar de agresiva, y aprovechando espacios que antaño estaban pensado para uso de los suscriptores. Ya andaba la mercadotecnia de por medio, y el resultado actual se veía venir con claridad -y desesperanza, para muchos de nosotros-.


La interacción se dejó de lado, se quitaron las estadísticas y se pasaron a los planes de pago, en fin. La administración de una veintena de documentos resulta en estos días algo sensato, quizá llevadero. Pero si se piensa en utilizar el servicio de Scribd para promocionar algo de mayor alcance, que involucre un centenar de títulos, entonces sí que tendrán problemas, y no menores. Así luce hoy, por decir algo, el apartado donde aparecen las estadísticas de la cuenta. Un número global que finalmente no dice nada ni sobre los visitantes, ni los usuarios y mucho menos, nada sobre los lectores de los documentos:


Todo esto podría ser llevadero si la función principal, la de compartir los documentos, no se hubiese limitado al grado de exigir un registro para la lectura de los mismos, y el visitante no advertido incluso creerá que es necesario hacerse con una cuenta de paga para poder visualizar lo que los autores distribuyen de manera gratuita o sin ánimos de lucro. Pero lo peor viene al intentar compartir partituras, que si se despliegan en su totalidad, Scribd aplica un filtro que las vuelve inútiles, hasta el punto de que parecen pésimas versiones estenográficas impresas en papel revolución, con un resultado final más que lamentable.


Por esta razón, he decidido darle la oportunidad a ISSUU y al parecer esto tiene buena pinta. Ofrece una visualización en pantalla mucho más adecuada de los contenidos, y no es tan agresiva como la plataforma actual y la distribución de contenidos de Scribd, pensada sí para usuarios con dispositivos trouch, pero también para un usuario que deberá pagar para obtener todos los beneficios de trabajos que... pertenecen a terceras personas. En este caso, a los autores que desean llegar 'al gran público'.


3
Nam stat fua cuiq~ dies, breue et irreparabile tempus.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Quoniam sumus invicem membra: Resumen de las controversias editoriales en los orígenes de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium.

Quoniam sumus invicem membra: Resumen de las controversias editoriales en los orígenes de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium. Francisco Arriaga - Quoniam... by on Scribd Entre las varias controversias editoriales suscitadas a fines del siglo XIX y en los albores del s. XX, la curiosa y bien documentada disputa que enfrentó a Graffin, Nau y Evetts contra Chabot y Seybold merece un lugar especial, por tratarse de una lucha -en ocasiones virulenta- por hacerse con los derechos y finalmente con el prestigio de publicar oscuros manuscritos y reimprimir obras casi olvidadas, que serían las bases de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium. El prestigio académico actual que gozan dichas colecciones desvanece hasta el punto de diluirlo, el registro minucioso de los diferentes tropiezos, escollos, discusiones y querellas acaecidas en los inicios de ambos corpus. Y es precisamente la abundancia de c

Poema. Trapiche.

Trapiche Vuelta con vuelta surge la vida. Hierve, se evapora, asciende, y condensa en una misma realidad el trabajo y la gloria dulce de una corona invisible. Ese aire huele a flores. Ese aire se cubre las ráfagas con huertos. Las lluvias, los frutos, los relámpagos: distintas caras del mismo recuerdo. Alquímico proceso que obtiene de la savia líquida y espesa la granulada imitación del cosmos. -Roba la forma sin forma de la Via Láctea-. Diluida en el espeso líquido ancestral torna la amargura en risas, sudor y madrugada. ¿Cuál es la cifra del hombre? ¿Cuántas veces ha de girar sobre su eje el cielo y el cosmos antes de ser cribado y destrozado por la Tierra Madre? Y de los huesos -arándanos vivos- renacerán los huertos que invitan a las nubes, al graznido y al azahar, al berrido y las tejas de tierra parda, al gemido de la mujer parturienta que sabe de la bendición del vientre fecundo, los barbechos verdeando y el horno de arcilla rebosado de maíz y requesón. Entre las man

Poema. Wearmouth-Jarrow.

Wearmouth-Jarrow. A José Luis Domínguez y Leonardo de la Torre, hermanos, compañeros. Yace allí, feneciendo, el tratado por Heliogábalo escrito, amante de infestar con fuego los memoriales de hombres bajo el Invicto, cegados. Aristóbulo, poco antes, christiano aire llevó a judíos talantes que vieron sin ver, -los más, ignorantes- al Hijo hecho hombre, Dios encarnado. Las páginas doctas del Hispalense que hablan de brujos y hechiceros comparten estantes con dositeos, cainitas y gnósticos herejes. Y la Historia Eclesiástica de Eusebio mira con recelo las Confessiones. El de Hipona transcribe los errores heréticos de quien busca otro cielo. Dorado astrolabio, cíclica danza, sostiene en sus manos El Venerable. Y las tablas, celestes y puntuales, encontrarán acomodo a la Pascua. Fenecen los días, fenece el tiempo, mas no la letra, la Sacra Scriptura. Pasan los días, la abadía muda caras y nombres, trazos y pigmentos. Beda sostiene por última vez l