Ir al contenido principal

De Scribd a ISSUU.

He trabajado con Scribd los últimos 10 años.
Varios proyectos han visto la luz allí, varias cuentas han sido borradas, algunas otras dadas de baja voluntariamente, y he podido asistir a las transformaciones tanto de las herramientas de administración como de las páginas que sirven de soporte para mostrar los documentos al público.
Y a pesar de lo que pudiera pensarse, el Scribd de los primeros años era mucho más ambicioso que el actual. No contaba con suscripciones premium forzadas para tener acceso a las herramientas de uso general, como estadísticas o información sobre comentarios o usaurios registrados, y la interfaz era esta:


Podía saberse de un solo vistazo cuáles días habían sido los más agitados, y se notaban también a simple vista los patrones en cuanto a visitas y contenidos. Era una herramienta pensada para la distribución de contenidos y la interacción entre quienes compartían esos mismos contenidos.


Un par de años después, en el 2012 todo se migró a un modelo mucho más práctico, pensado para dispositivos móviles, y que mostraba en un largo desplazamiento todos los contenidos, agregando publicidad que resultaba la mar de agresiva, y aprovechando espacios que antaño estaban pensado para uso de los suscriptores. Ya andaba la mercadotecnia de por medio, y el resultado actual se veía venir con claridad -y desesperanza, para muchos de nosotros-.


La interacción se dejó de lado, se quitaron las estadísticas y se pasaron a los planes de pago, en fin. La administración de una veintena de documentos resulta en estos días algo sensato, quizá llevadero. Pero si se piensa en utilizar el servicio de Scribd para promocionar algo de mayor alcance, que involucre un centenar de títulos, entonces sí que tendrán problemas, y no menores. Así luce hoy, por decir algo, el apartado donde aparecen las estadísticas de la cuenta. Un número global que finalmente no dice nada ni sobre los visitantes, ni los usuarios y mucho menos, nada sobre los lectores de los documentos:


Todo esto podría ser llevadero si la función principal, la de compartir los documentos, no se hubiese limitado al grado de exigir un registro para la lectura de los mismos, y el visitante no advertido incluso creerá que es necesario hacerse con una cuenta de paga para poder visualizar lo que los autores distribuyen de manera gratuita o sin ánimos de lucro. Pero lo peor viene al intentar compartir partituras, que si se despliegan en su totalidad, Scribd aplica un filtro que las vuelve inútiles, hasta el punto de que parecen pésimas versiones estenográficas impresas en papel revolución, con un resultado final más que lamentable.


Por esta razón, he decidido darle la oportunidad a ISSUU y al parecer esto tiene buena pinta. Ofrece una visualización en pantalla mucho más adecuada de los contenidos, y no es tan agresiva como la plataforma actual y la distribución de contenidos de Scribd, pensada sí para usuarios con dispositivos trouch, pero también para un usuario que deberá pagar para obtener todos los beneficios de trabajos que... pertenecen a terceras personas. En este caso, a los autores que desean llegar 'al gran público'.


3
Nam stat fua cuiq~ dies, breue et irreparabile tempus.

Comentarios

Entradas populares de este blog

32 Variaciones sobre Jesusita en Chihuahua.

  32 Variaciones sobre Jesusita en Chihuahua. Dedicado a Micaela, Guadalupe, Fátima, Michelle, Astrid y Yaretzi: mujeres que transformaron y enriquecen mi vida. El 7 de marzo de 2008 comencé a trabajar en una suite de 32 variaciones sobre Jesusita en Chihuahua. Mi madre me cuenta que, cuando niño y estando en el parvulario, me gustaba tararear y llevar el ritmo de esta pieza con el pie, en una especie de danza infantil muy espontánea que alegraba también, el día de doña Micaela, mi abuela materna. A pesar de tener claro el carácter que ostentaría la suite, por alguna razón que he olvidado, sólo avancé una treintena de compases, dejando ese proyecto estancado hasta el 2018, cuando revisé varios proyectos que se quedaron en el tintero, y vi que lo único que se sostenía cabalmente era el tema, y la primera variación. A partir del 14 de julio de 2018 trabajé esporádicamente en las variaciones, consiguiendo avanzar, aunque de forma muy irregular, hasta llegar a la variación XIV, donde me en

Cuento. Las flipantes aventuras del Bromas.

Las flipantes aventuras del Bromas. A Ana M. Gutiérrez, M. P. Hurtado Castañón, y Adán Balcázar, flipados en este océano de cuerdos. Órale güey, llégale pa’llá que con este dedito te pico el culito y no me vayas a salir con que me pasé de lanza porque lo que te voy a pasar es otra cosa, si ya te dije que me llevé a la Nancy y ‘ora ya es mi morra, no como cuando nos íbamos al cuartito allá por Pesquería, a güigüi cómo chingaos que no si para estaba dándole bien de acá en las tardes con ese pinche solazo que te tuesta el espinazo pero ni modo, te aguantas que ái te va la de árabe aunque te estés quemando con los cofres y los vidrios de los coches, como que te digo qu’está gacho de a madres que llegue La maña y te baje la mitad de la feria, pero bueno, por lo menos te queda algo pero no quería contarte eso, ni madres, te quería contar que la semana pasada la Nancy me salió con que quería ir al cine y yo pos ya sabes, entendí que acaracacá que la Nancy quería lo que le corresponde pero

Gran Milonga.

Gran Milonga. Comencé a escribir la Gran Milonga el 28 de diciembre de 2020, sobre una idea que aparece como leitmotiv a lo largo de la obra. La decisión de extender la instrumentación más allá del cuarteto de cuerdas y el piano surgió de la necesidad de dotar de coloraturas más amplias y enriquecer los temas que aparecen a lo largo de la pieza, así como aprovechar las posibilidades técnicas de cada instrumento para enriquecer la obra en sí. En cuanto a esto, espero haber conseguido tal propósito. Reutilicé un par de bosquejos para dos milongas para piano solo que se quedaron en el tintero. ‘Aurora’, con trece compases compuestos el 30 de enero de 2013, y otra con dieciséis compases compuestos el 7 de septiembre de 2014 que se intituló ‘Milonga nueva’. La primera, en tonalidad mayor, da soporte a la parte lenta de la Gran Milonga, y la segunda brinda un carácter dramático a la misma. La Gran Milonga tiene, no obstante, una intención ambiciosamente simple: ser un homenaje y agradecimien