Ir al contenido principal

Entradas

Featured post

Cuento. Las flipantes aventuras del Bromas.

Las flipantes aventuras del Bromas.

A Ana M. Gutiérrez, M. P. Hurtado Castañón, y Adán Balcázar, flipados en este océano de cuerdos.

Órale güey, llégale pa’llá que con este dedito te pico el culito y no me vayas a salir con que me pasé de lanza porque lo que te voy a pasar es otra cosa, si ya te dije que me llevé a la Nancy y ‘ora ya es mi morra, no como cuando nos íbamos al cuartito allá por Pesquería, a güigüi cómo chingaos que no si para estaba dándole bien de acá en las tardes con ese pinche solazo que te tuesta el espinazo pero ni modo, te aguantas que ái te va la de árabe aunque te estés quemando con los cofres y los vidrios de los coches, como que te digo qu’está gacho de a madres que llegue La maña y te baje la mitad de la feria, pero bueno, por lo menos te queda algo pero no quería contarte eso, ni madres, te quería contar que la semana pasada la Nancy me salió con que quería ir al cine y yo pos ya sabes, entendí que acaracacá que la Nancy quería lo que le corresponde pero ni má…
Entradas recientes

Poema. Palafoxiana.

palafoxiana

crujen

las letras yacen
carbonizadas,
danzando su danza de piedra
sobre lienzos muertos
resquebrajados
en el olvido

mueren

y uno por uno
van cayendo sus átomos
al abismo que comparten
balbuena y sigüenza,
landívar y veytia,
sahagún y torquemada,
clavigero y boturini

arden

con la chispa dulce
de un sermón latino
aderezado con las antigüallas
que los frailes
desgranaban
en oídos indígenas

pretérita

mira, y son los estantes
el ábside do vislumbra
un presente
que la retiene
con mallas de cobre y bronce
y vitrales biselados
y una bitácora cuadriculada
que registra el día y la hora

miente

cual esqueleto de un escarabajo
desecado y marchito
que rehúye luz y tacto:
la suya
no es la sabiduría
que forjó nación ni patria
tampoco
la conciencia suficiente
de un pasado glorioso

confiesa

la inmediatez del tiempo
y la milagrosa transparencia
del signo y la memoria

así
entre sus tomos
yace
el pasado iracundo
bañado en sangre
que deja un rastro
de tinta y papeles
marcados a plomo
según la t…

Poema. Pictures lost.

pictures lost

tengo parálisis

ah, sí
dicho con todas sus letras
suena a maldición

parálisis
la desdicha de la inmóvil
estera
que no encontrará al maestro
bajo techumbre alguna

tengo parálisis
y especifico:
son algunos músculos
-tres, cuatro, diez, quince,
no lo sé-

pero esos músculos
pequeños y anónimos
me han agriado
treinta años de vida

bien, no entremos
en falsas confesiones
quizá veinticinco
es un decir más justo

por mala suerte
esos músculos
milimétricamente anónimos
yacen todos juntos
sobre mi ojo derecho

sonrío y el párpado
queda abierto
sombriamente abierto

así
me he revestido de una
sacrosanta quietud
cuando miro
el obturador de la cámara
esperando que el párpado
no pase a la posteridad
como un espectro
del inframundo
que tres días
visitó el hijo del carpintero

y miro todas las fotografías
y veo y busco
detrás del párpado
el ojo azorado
esa mitad del rostro
que me asusta y persigue
afeándome
más que el rostro
el alma

y un buen día
sucede el milagro

un espejo
-banal y corrient…

Poema. Envidia.

envidia


envidio a los poetas
de buena memoria
que aprenden sus versos
uno por uno,
como quien aprende
el psalterio
a fuer de métricas
henchidas de tesón
y amor propio

envidio a los poetas
que en las tardes grises
de lluvia y pulóveres
recitan la palabra
escatimándole tiempo al tiempo
y defendiendo su derecho
a escribir,
buscando la metáfora
que calce
en el verso

envidio la memoria memoriosa
de quien recitar puede
el poema escrito hace diez años,
cabalmente,
lo mismo que hizo en su tiempo
el Aquinas con la Summa

no me pidas lo mismo

lo que escribo,
inútil subterfugio
del olvido,
si algo vale
ese algo
será rescatado
por un lector futuro
y sólo por ello
habrá sido tasado
y salvado momentáneamente
de la noche eterna

leo las cosas que no recuerdo
haber escrito
y estoy seguro
que fue otro
alguien muy parecido a mí
quien pensó y escribió
con letra semejante,
con ideas afines,
y con una visión muy diferente
del aquí y ahora
que me enlaza a una tierra
donde mis pies no son ya mis pasos

alguien…

Poema. Poema artificiosa y chapuceramente barroco.

Poema artificiosa y chapuceramente barroco.

A Yaretzi, luz de mis ojos, novel sorjuanina.

Apesadumbrándome, lisonjera,
kirqueriza corolarios, chapucera,
la eterna y funesta noche barroca:
dicta exercitationes, agorera,
y encomios y enigmas do señorean
el ingenio y la penumbra más tosca.

Poco sirve la theologal materia
al intelecto ruin, que deletrea
del mundo el arcertijo piramidal.
Ni philosophia ni arithmética,
dilucidar la peripatética
forma -ni calcular podrán-, jamás.

Llegue la razón, leue y exstática,
a la fixa sphaera escolástica,
y deshaga la cadena del ser.
Descienda luego, potente y diáfana
a la jaula sensitiva y trágica
del cuerpo -nervios, músculos y piel-.

Liberado del tiempo y la memoria
el huésped singular sueña ahora
exercer el futuro prometido:
nuestro es el futuro, nuestra la gloria,
nuestro el intelecto, nuestra la furia
mística y suave del Amor Divino.


Francisco Arriaga.
México, Frontera Norte.
13-17 mayo de 2019.

FA - Poema Artificiosa y Ch... by on Scribd

Quoniam sumus invicem membra: Resumen de las controversias editoriales en los orígenes de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium.

Quoniam sumus invicem membra: Resumen de las controversias editoriales en los orígenes de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium.

Francisco Arriaga - Quoniam... by on Scribd

Entre las varias controversias editoriales suscitadas a fines del siglo XIX y en los albores del s. XX, la curiosa y bien documentada disputa que enfrentó a Graffin, Nau y Evetts contra Chabot y Seybold merece un lugar especial, por tratarse de una lucha -en ocasiones virulenta- por hacerse con los derechos y finalmente con el prestigio de publicar oscuros manuscritos y reimprimir obras casi olvidadas, que serían las bases de la Patrologia Orientalis y del Corpus Scriptorum Christianorum Orientalium. El prestigio académico actual que gozan dichas colecciones desvanece hasta el punto de diluirlo, el registro minucioso de los diferentes tropiezos, escollos, discusiones y querellas acaecidas en los inicios de ambos corpus. Y es precisamente la abundancia de citas y notas al pie la pri…

Poema. Slendy.

Slendy.


Qué rara la rara
figura
del rostro sin rostro
de Slendy.

Sus brazos muy largos
parecen
las garras de un cuervo
negro y muy viejo.

Sus pasos resuenan
cual eco
de tus pies enmedio
de la noche.

No mires, no hables,
no escuches
ni grites ni huyas.

Le encanta beber
el sudor
frío del miedo.

Qué largos los largos
pasos
de huesos sin carne.

Viene por ti
en la noche.
Va a encontrarte.


Francisco Arriaga.
México, Frontera Norte.
21-ene-2019.


Poema. Slendy. by Francisco Arriaga on Scribd